viernes, 3 de agosto de 2007

OBRA El Principito



CARACTERIZACION GLOBAL

Por la belleza y ternura, la verdad y la fantasia que coexisten armoniosamente en sus paginas, este sin par y conmovedor relato, tantas veces traducido y reeditado, enriquece la literatura universal. Niños, jovenes y adultos, de acuerdo con sus respectivas edades y niveles de comprension, con sus intereses e inquietudes, leen con idudable provecho y deleite esta obra plena de encanto, reveladoras y profundas reflexiones, de magica y perdurable poesia.









RESUMEN
Por Capitulos


I
Resumen. Movido por lo que había visto en un
libro sobre la Selvas Vírgenes, el narrador cuenta que cuando tenía seis años realizó su Dibujo nº 1 (Boa cerrada). Lo mostró a las personas mayores pero éstas lo interpretaron erróneamente como un sombrero. De modo que realizó un Dibujo nº 2 (Boa abierta) con el fin de que las personas mayores pudieran entenderlo correctamente. Las personas mayores no comprenden nunca nada, por eso le aconsejaron que dejase de lado los dibujos y se dedicase a cosas serias, útiles, como la geografía o el cálculo. Siguiendo tales consejos logró ser piloto. Conoció a muchas personas mayores, pero su opinión sobre ellas no cambió: cuando encontraba a alguna que le parecía lúcida, le enseñaba el dibujo de la Boa cerrada, que siempre había conservado. Al ver que era incapaz de comprender que se trataba de una boa, se colocaba a su altura y le hablaba de las cosas que le interesan a las personas mayores. Así aparecía ante ellas como una persona razonable.

II
Resumen. A pesar de haber tratado con muchas personas mayores vivió solo, pues no tenía nadie con quien hablar verdaderamente. Un día una avería en el
motor de su avión le hace caer en el desierto colocándole en una situación límite: se encuentra en el desierto, solo, sin mecánico ni pasajeros. Tras la noche, au lever du jour, es despertado por un hombrecillo que le impele a dibujar un cordero. La presencia del Principito provoca sorpresa, asombro: es un misterio
impresionante. El aviador se percata de que
el Principito no presenta ninguna de las características (fatiga, hambre…) que cabría esperar teniendo en cuenta que ambos se encuentran a mil millas de toda región habitada. El aviador le pregunta quién es, qué hace ahí,… Por toda respuesta el niño le vuelve a pedir que le dibuje un cordero. El aviador sólo sabe hacer los dibujos de la boa abierta y cerrada. Por eso, con cierto malhumor, dice que no sabe dibujar. El Principito indica que eso no importa, lo que él quiere es que le dibuje el cordero. El aviador realiza el dibujo nº 1 que el principito identifica rápidamente como un elefante dentro de una boa y lo rechaza ya que él -insiste- necesita un cordero. Se suceden entonces una serie de tentativas infructuosas para dibujar un cordero según los deseos del Principito. Finalmente opta por dibujar una caja indicando al Principito que dentro de ella está el cordero. Sólo entonces considera el Principito atendida su petición.

III
Resumen. El aviador necesitó mucho
tiempo para comprender de donde venía el Principito. Preguntaba mucho, pero no respondía las preguntas del aviador. Fueron palabras pronunciadas al azar las que, poco a poco, revelaron todo. Así, la primera vez que vio el avión, preguntó:
—¿Qué es esa cosa?
—No es una cosa. Vuela. Es un avión. Es mi avión.
Y me sentí orgulloso de hacerle saber que yo volaba. Entonces exclamó:
—¡Cómo! ¿Has caído del cielo?
—Sí, hice modestamente.
—¡Ah! Qué gracioso…
El Principito entonces se echó a reír, lo cual irritó al piloto pues deseaba que sus desgracias se tomasen en serio. Después añadió: —Entonces, ¡tú también vienes del cielo! ¿De qué planeta eres? El piloto entrevió ahí una
luz en el misterio de la presencia del Principito. El Principito, mirando al avión, dijo: —La verdad es que con eso no puedes venir de muy lejos… El Principito se sumió entonces en un ensueño que duró mucho. Después sacó mi cordero de su bolsillo y se concentró en la contemplación de su tesoro. Intrigado por esa semi-confidencia sobre "los otros planetas", se esfuerza por saber más. El aviador comienza a moverse en el ámbito propuesto por el Principito. Habla del cordero, no de los otros planetas: —… te daré una cuerda para atarlo durante el día. La idea de atar al cordero hace reír al Principito. El aviador intenta hacerle ver que es conveniente atarlo ya que, de no hacerlo, el cordero se iría por ahí, a lo que el Principito añade: —Eso no tiene importancia, ¡es tan pequeña mi casa!

IV.
Resumen. El aviador había aprendido una segunda cosa importante: el planeta de origen del Principito era apenas más grande que una casa. Eso no le sorprendió pues sabía que había planetas pequeños. Cuando un astrónomo descubre uno de ellos, le da un número por nombre. El aviador está
seguro de que el planeta del Principito es el asteroide B612, descubierto por un astrónomo turco que hizo una demostración de este descubrimiento en un Congreso Internacional de Astronomía. Pero nadie le creyó a causa de su vestido. Las personas mayores son así. Años después rehizo la demostración con un traje muy elegante y todo el mundo fue de su opinión. Cuenta estos detalles a causa de las personas mayores. Ellos adoran las cifras. Son así. No hay que reprochárselo. Las niños han de ser muy indulgentes con las personas mayores. «Pero quienes comprendemos la vida ¡nos burlamos de los números!». Le hubiera gustado comenzar esta historia como un cuento de hadas.
Le hubiera gustado decir: "Había una vez un Principito que vivía en un planeta apenas más grande que él, y que necesitaba un amigo…". Para quienes comprenden la vida, habría parecido mucho más verdadero. No le gusta que se lea su
libro a la ligera. Le apena tanto contar esos recuerdos. Hace ya seis años que su amigo se fue con su cordero. Si trata aquí de describirlo es para no olvidarlo. Es triste olvidar a un amigo. No todo el mundo ha tenido uno. Y puede acabar convertido en una persona mayor que no se interesa nada más que por las cifras: «Quizá soy un poco como las personas mayores. He debido de envejecer».

V
Resumen. El tercer día conoció el drama de los baobabs. El Principito interroga al aviador sobre si los corderos comen arbustos; el aviador le contesta que sí, y el Principito se siente tranquilo al saberlo porque así el cordero podrá comerse los baobabs que crecen en su planeta. El aviador pensó que los baobabs son grandes
árboles y que ni con una tropa de elefantes podría acabar con ellos, pero el Principito le aclaró que antes de ser grandes comienzan siendo pequeños arbustos. En el planeta del Principito había, como en todo otro planeta, buenas y malas hierbas que daban buenos y malos granos. Los granos son invisibles, permanecen en la tierra hasta que un día se despiertan y comienzan a crecer; al principio se trata de una briznilla inofensiva. Si es una buena hierba puede crecer como quiera. Si es mala, hay que arrancarla en cuanto se la reconozca. El planeta del Principito estaba infectado de una mala hierba: los baobabs. Si este árbol creciera destruiría el planeta. Para evitarlo, hay que estar vigilante. Es cuestión de disciplina: es una tarea aburrida, pero muy fácil. No le gusta al aviador adoptar un tono moralista, pero el peligro de los baobabs es tan poco conocido y los riesgos tan considerables que, por una vez, hace una excepción y dice: "Niños, ¡Prestad atención a los baobabs!". Dominado por el sentimiento de urgencia, se esfuerza por hacer un buen dibujo del baobab.

VI. La melancolía
Resumen. El aviador fue comprendiendo poco a poco la vida melancólica del Principito. Al Principito le encantan las puestas de sol. Por eso dice al aviador que quiere ver una. El aviador le hace ver que hay que esperar. El Principito cae entonces en la cuenta de que no está en su casa, donde basta desplazar un poco la silla para ver ponerse
el sol. Por último, el Principito señala que cuando se está realmente triste, son agradables las puestas de sol.

VII
Resumen. Si el cordero come arbustos, también come flores, incluso las flores que tienen espinas. Pero entonces, ¿para qué les sirven las espinas? He ahí el problema que plantea el Principito al aviador. El aviador no sabía la respuesta. El Principito insiste en su pregunta y él, irritado por la avería, le responde "no importa qué". No obstante, el Principito insiste e insiste hasta que el aviador
estalla: en ese momento no tiene
tiempo de ocuparse de flores, espinas y cosas por el estilo. Lo que le urge es reparar la avería: ha de ocuparse de cosas serias. El Principito queda estupefacto: "¡cosas serias!". El aviador se comporta como una persona mayor, es decir, "confunde todo… mezcla todo". Ahora es el Principito quien está irritado; conoce «un planeta donde hay un señor carmesí. Jamás ha respirado una flor. Jamás ha mirado una estrella. Jamás ha amado a nadie. Y todo el día repite: "¡Soy un hombre serio! ¡Soy un hombre serio!" y eso le hace hincharse de orgullo. Pero ¡No es un hombre, es un champiñón!». ¿Cómo se puede pensar que los números de un señor carmesí son algo más serio que intentar comprender lo que hacen las flores desde hace millones de años? El Principito estalló bruscamente en sollozos. La noche había caído. Ahora al aviador le trae sin cuidado su martillo, su perno, la sed y la muerte porque había un Principito al que consolar. Lo intenta de varios modos, aunque no sabe exactamente qué decir. Se siente muy torpe… El país de las lágrimas es tan misterioso…

VIII
Resumen . Sobre el planeta del Principito hubo siempre flores simples que ni ocupaban lugar, ni molestaban a nadie. Aparecían y desaparecían. Pero un día apareció una briznilla que no se parecía a las otras, el tiempo y el cuidado que se tomó antes de hacer su primera aparición despertó en el Principito una expectación enorme. Era conmovedoramente bella, pero muy coqueta, no muy modesta, con una vanidad un poco sombría, exigente y alguna vez la sorprendió preparando una ingenua mentira. Por eso, a pesar de la buena voluntad de su
amor, el Principito dudó pronto de ella. No obstante, confía al aviador que no supo comprenderla, que no debía haber huido, tendría que haber adivinado su ternura tras sus argucias. Pero "era demasiado joven para saber amarla".

IX. El amor como camino hacia sí mismo
Resumen. La mañana de su partida puso en orden su planeta realizando una serie de trabajos familiares que entonces le parecieron extremadamente dulces. A la hora de la despedida, él siente ganas de llorar. A la flor le cuesta romper su silencio para decir: —He sido tonta. Te pido perdón. Intenta ser feliz. La flor confiesa que ella lo amaba. Él no lo ha sabido por culpa de ella. No obstante, añade: —Pero tú has sido tan tonto como yo. El Principito intenta ponerle el globo protector, como hacía habitualmente, pero ella lo rechaza y lo anima a que se vaya pronto. Era muy orgullosa: no quería que la viese llorar.

X
Resumen. Visitó los asteroides cercanos para instruirse y buscar una ocupación. En primer lugar se encontró con un rey. El soberano lo identificó inmediatamente como un súbdito. Y es que para los reyes el mundo es muy simple: todos son súbditos. Se trataba de un monarca absoluto, pero razonable. No toleraba la desobediencia, pero por eso sólo daba órdenes razonables. Era un monarca universal: reinaba sobre todo y todo le obedecía. Su
autoridad consistía en que sabía exigir a cada uno lo que podía dar. La autoridad, decía, reposa sobre la razón. Tengo derecho a exigir obediencia porque mis órdenes son razonables. El Principito se aburre y ve que ahí no puede hacer nada, por eso continúa su viaje con la idea de que las personas mayores son muy extrañas.

XI. La vanidad
Resumen. El siguiente planeta estaba habitado por un vanidoso que enseguida reconoció al Principito como un admirador. El vanidoso le pide que golpee las manos una contra la otra, entonces él saluda con el sombrero. El Principito lo entiende como un
juego y le parece más divertido que el rey, pero pronto se fatiga por la monotonía del juego. Intenta dialogar con el vanidoso, pero éste no le escucha, ya que sólo tienen oídos para las alabanzas. Por eso intenta averiguar si el Principito lo admira mucho. Admirar, explica, significa reconocer que soy el hombre más hermoso, el mejor vestido, el más rico y el más inteligente de mi planeta. El Principito le hace notar que eso carece de sentido ya que él es el único habitante del planeta, pero a él le da igual: sólo quiere ser admirado. El Principito no entiende para qué puede interesarle su admiración. Se fue pensando que las personas mayores son muy extrañas.

XII. El bebedor
Resumen. El siguiente planeta era el de un bebedor. La visita fue muy breve, pero sumió al Principito en una gran melancolía. El bebedor estaba instalado en silencio ante una colección de botellas vacías y otra de botellas llenas. Dice al Principito que bebe para olvidar que se avergüenza de beber. Tras llegar a esta confesión, el bebedor se encerró definitivamente en su mutismo. El Principito, perplejo, se fue pensando que las personas mayores eran, definitivamente, muy extrañas.

XIII
Resumen. El cuarto fue el planeta del hombre de
negocios. Estaba tan ocupado que ni siquiera levantó la cabeza cuando llegó el Principito. Su cigarro estaba apagado porque no tenía tiempo para volver a encenderlo: estaba enfrascado en sus números. Calculaba cantidades, pero sin saber de qué. Para el hombre de negocios lo importante es poseer, no lo poseído. El Principito consigue averiguar que se trata de estrellas: el hombre de negocios posee millones de estrellas. Poseer es ser rico, gracias a eso puede comprar otras estrellas. El Principito no entiende para qué sirve poseer estrellas. Si se posee un foulard, se puede poner al cuello. El Principito posee una flor y tres volcanes, y es útil a sus volcanes y a su flor que el Principito los posea. Pero el hombre de negocios no es útil a las estrellas. El Principito continuó su viaje pensando que las personas mayores son totalmente extraordinarias.

XIV. Persona e institución
Resumen. El quinto planeta era muy pequeño. Sólo había sitio para un farol y un farolero. Por eso parece absurdo y carente de
utilidad. El farolero trabaja incesantemente por respeto a la consigna que establece que hay que encender el farol por la noche y apagarlo por la mañana. La consigna, dice el farolero, era razonable en otro tiempo. Pero el planeta fue girando cada vez con mayor rapidez. En la actualidad da una vuelta por minuto y, por eso, hay que encender y apagar el farol una vez al minuto. Se puede ser a la vez fiel y perezoso. De hecho, el Principito le propone un medio de hacer más llevadero el trabajo, pero al farolero lo que le gusta es dormir. Este es, respecto a los personajes de planetas precedentes, el único que se ocupa de algo distinto de sí, el único al que el Principito podría haber hecho amigo suyo, pero su planeta es tan pequeño que no hay sitio para dos.

XV. Sabiduría, vida y sabiduría de la vida
Resumen. Era un planeta diez veces más vasto, majestuoso. Estaba habitado por un geógrafo. Sin embargo, este sabio no sabía si en su planeta había océanos, montañas o desiertos. Él era geógrafo, no explorador. El geógrafo recibe los exploradores y los interroga. Si encuentra algo de
interés en su relato, entonces se informa sobre su moralidad ya que un explorador que mienta o sea un borracho induciría a error. Luego se exige al explorador que aporte pruebas de su descubrimiento. El geógrafo cayó en la cuenta de que el Principito venía de lejos y le podría proporcionar información. El Principito habla de sus volcanes y de su flor. La geografía se ocupa de cosas eternas. Por eso, el geógrafo anota los volcanes. Pero no la flor, ya que es efímera, es decir, "amenazada de una pronta extinción". El Principito sintió miedo por su flor. El geógrafo le recomendó visitar la Tierra: un planeta con buena reputación.

XVI
Resumen. El séptimo planeta fue
la Tierra. Los planetas anteriores estaban habitados cada uno por un tipo de persona. En la Tierra se encuentran juntos multitud de personas diferentes: cientos de reyes, miles de geógrafos, etc.

XVII. La pérdida de la inocencia
Resumen. Las personas mayores piensan ocupar mucho espacio sobre la Tierra, pero realmente no es así. De hecho, el Principito, al llegar a la Tierra no vio a nadie. Apareció entonces una serpiente que le informó de que se encontraba en el desierto. En el desierto no hay hombres, se está un poco solo. También se está solo con los hombres, añadió la serpiente. La serpiente es pequeña como un dedo pero poderosa como el dedo de un rey: puede volver a la tierra todo lo que toca. Pero no al Principito ya que es puro y viene de una estrella. La serpiente habla en enigmas. Pero los resuelve todos.

XVIII. El respeto
Resumen. El Principito atravesó el desierto y lo único que encontró fue una flor con sólo tres pétalos, una flor de nada, a la que el Principito le preguntó por los hombres.
—¿Los hombres? Existen, creo, seis o siete. Los vi hace años. Pero nunca se sabe donde encontrarlos. El viento los mueve. Carecen de raíces.

XIX. La vaciedad interior
Resumen. El Principito subió a una montaña elevada con la intención de ver desde allí todo el planeta y todos los hombres, pero lo único que vio fue agujas de
rocas bien afiladas. Comenzó a hablar pero sólo respondía el eco, repitiendo lo que él decía. «¡Qué planeta tan curioso! pensó entonces. Está todo seco, todo puntiagudo, todo salado. Y los hombres carecen de imaginación. Repiten lo que se les dice… En mi casa yo tenía una flor: ella hablaba siempre la primera…».

XX. Acostumbramiento y devaluación
Resumen. Tras haber pasado por multitud de dificultades encontró un camino que le condujo hasta un jardín de
rosas idénticas a la suya. En ese momento descubrió que su rosa no era única en el universo, sino una rosa más, una rosa ordinaria. Entonces cayó en la cuenta de que con una rosa ordinaria y tres pequeños volcanes (uno quizá extinguido para siempre), no se podía considerar un gran príncipe.
Y, tendido en la hierba, lloró.

XXI
Resumen. Fue entonces cuando apareció el zorro. El Principito estaba muy triste, y quiso jugar. El zorro no estaba domesticado, por eso no podía jugar. Domesticar significa "crear
lazos". Cuando dos personas crean lazos, tienen necesidad el uno del otro y son el uno para el
otro absolutamente únicos. Antes de crear lazos, el uno es para el otro uno más, uno del montón. La vida resulta así monótona, un poco aburrida, ya que los demás son todos iguales. Por el contrario, cuando se crean lazos la vida se ilumina, se llena de colorido. Por eso el zorro quiere ser domesticado. El Principito piensa que no tiene tiempo para eso: ha de descubrir muchos amigos y conocer muchas cosas. Pero el zorro le explica que sólo se conoce lo que se domestica:
—Si quieres un amigo, domestícame. El Principito volvió al día siguiente y el zorro le explicó que hubiera sido preferible volver a la misma hora: así la llegada es esperada, se prepara el
corazón. Se instaura un rito. Los ritos hacen que un día sea distinto de otros, y una hora distinta de otras horas. El Principito domesticó al zorro. Cuando llegó la hora de despedirse, el Principito fue a ver a las rosas. La relación con el zorro le había hecho comprender por qué su rosa era única en el mundo. Es el tiempo que le ha dedicado lo que hace tan importante a su rosa, y eso mismo lo hace responsable de ella. Por eso dice:
—Sois bellas, pero estáis vacías.
No se puede morir por vosotras.
Al separarse, el zorro le regala un
secreto:
—Adiós, dijo el zorro. Este es mi secreto. Es muy simple: sólo se ve bien con el
corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.

XXII. La prisa y el ocio
Resumen.
—Buenos días, dijo el Principito.
—Buenos días, dijo el guardagujas.
—¿Qué haces aquí? dijo el Principito.
—Clasifico los viajeros en paquetes de mil, dijo el guardagujas.
Envío los trenes que los llevan, a veces hacia la derecha a veces hacia la izquierda. Y un rápido iluminado, rugiendo como el trueno, hizo temblar la cabina del guardagujas.
—Tienen mucha prisa, dijo el Principito. ¿Qué buscan?
—El mismo hombre de la locomotora lo ignora, dijo el guardagujas.
Y rugió, en sentido inverso, un segundo rápido iluminado.
—¿Ya vuelven? preguntó el Principito…
—No son los mismos, dijo el guardagujas. Es un
cambio.
—¿No estaban contentos donde estaban?
—Nunca se está contento donde se está, dijo el guardagujas.
Y rugió el trueno de un tercer rápido iluminado.
—¿Persiguen a los primeros viajeros? preguntó el
Principito.
—No persiguen absolutamente nada, dijo el guardagujas.
Duermen ahí dentro, o bien bostezan.
Sólo los niños aplastan su nariz contra los cristales.
—Sólo los niños saben lo que buscan, dijo el Principito. Pierden tiempo por una muñeca de trapo, y ella se vuelve importante, y si se la quitamos, lloran…
—Tienen suerte, dijo el guardagujas.

XXIII. El trabajo y la profesión
Resumen.
—Buenos días, dijo el Principito.
—Buenos días, dijo el comerciante.
Era un comerciante de pastillas perfeccionadas que apagan la sed. Se toma una por semana y no se siente más la necesidad de beber.
—¿Por qué vendes eso?, dijo el Principito.
—Es una gran
economía de tiempo, dijo el comerciante.
Los expertos han hecho los cálculos. Se ahorran cincuenta y tres minutos por semana.
—¿Y qué se hace con esos cincuenta y tres?
—Se hace lo que se quiere… tuviera cincuenta y tres minutos para gastar, se dijo el Principito, yo pasearía tranquilamente hacia una fuente…
XXIV
Resumen .Se encontraban en el octavo día de la avería cuando el Principito narraba sus recuerdos. Al piloto, consciente de que van a morir de sed, le parece absurdo ocuparse de eso precisamente ahora. El Principito, por su parte, piensa que es bueno haber tenido un amigo, aunque se vaya a morir. El aviador piensa que el Principito no comprende la situación, pero éste dice:
—Yo también tengo sed… busquemos un pozo…
Es absurdo buscar un pozo en el desierto, no obstante se pusieron en marcha. Al caer la noche vieron brillar las estrellas.
El Principito no responde a las preguntas del aviador. Está cansado, reconcentrado o en sí mismo, va diciendo una serie de frases que el aviador no llega a comprender, y que son como una revelación:
El agua puede ser buena también para el corazón…
—Las estrellas son bellas, a causa de una flor que no se ve…
—El desierto es bello. Lo que lo embellece es que esconde un pozo en alguna parte…El aviador comprende esto último. Él ama el desierto. Ahora comprende por qué es bello. Y comprende también qué hacía bella aquella casa de su
infancia: escondía un tesoro. Y entiende en ese momento todo lo que ha ido diciéndole el Principito:
—Se trate de una casa, de las estrellas o del desierto, lo que constituye su belleza es invisible. El Principito, agotado, se durmió. El aviador lo tomó en sus brazos y se puso en marcha contemplando ese tesoro y meditando lo que había aprendido. Y, andando así, descubrió el pozo al nacer el día.


XXV. Disposición para el encuentro
Resumen. Los hombres se encierran en los rápidos y se agitan apresuradamente pero realmente no saben lo que buscan. Eso, dice el Principito, no vale la pena. El pozo que encontraron parecía un pozo de aldea, pero allí no había ninguna. El aviador creía soñar. Todo estaba preparado. Daba la impresión de haber dormido y haber sido despertado. El aviador sacó
agua. El Principito le pidió de ese agua y el piloto comprendió qué es lo que el Principito había buscado. Levantó el cubo hasta los labios. El Principito bebió con los ojos cerrados. Todo era dulce como una fiesta. Ese agua era algo muy distinto de un alimento. Había nacido de la marcha bajo las estrellas, del canto de la polea, del esfuerzo de sus brazos. Era buena para el corazón, como un regalo. Los hombres de tu mundo cultivan miles de rosas en un jardín, pero no encuentran lo que buscan. Y, sin embargo, lo que buscan podría encontrarse en una sola rosa o en un poco de agua. El Principito le recuerda que le había prometido un bozal para el cordero y le pide que se lo dibuje. Empiezan entonces a ver los otros dibujos: los baobabs, el zorro,… El tono es dulce, alegre, como de despedida. Por eso el aviador se da cuenta de que el Principito tiene proyectos que él ignora… Mañana será el aniversario de la caída del Principito en la Tierra, cerca de allí. El Principito se dirigía hacia ese punto cuando encontró al aviador. Al comprender eso, el piloto tuvo miedo, pero el Principito le dijo:
—Ahora tu debes trabajar. Debes volver a tu máquina. Te espero aquí. Vuelve mañana tarde…

XXVI. La segunda inocencia
Resumen. Al volver del trabajo, el aviador vio al Principito sentado sobre un muro hablando con una serpiente amarilla. Al oír
ruido, la serpiente se escabulló. El Principito dijo al piloto:
—Me alegra que hayas encontrado
lo que faltaba a tu máquina.
Vas a
poder volver a tu casa.
Y añadió:
—Yo también vuelvo hoy a mi casa…
La melancólica ternura que envuelve estos momentos expresa claramente que está ocurriendo algo extraordinario.
El Principito tiene miedo:
—Esta noche hará un año. Mi estrella estará justo encima del lugar donde caí el año pasado…
El Principito le hace un regalo de despedida:
—La gente tiene estrellas que no son las mismas.
Para unos, que viajan, las estrellas son guías. Para otros no son más que lucecitas. Para otros, que son sabios, son
problemas. Para mi hombre de negocios eran oro. Pero todas esas estrellas se callan. Tu tendrás estrellas como nadie tiene…
—Cuando mires al cielo, por la noche, puesto que yo viviré en una de ellas, puesto que yo reiré en una de ellas, entonces será para ti como si rieran todas las estrellas. Tú tendrás estrellas que saben reír. Esa noche el Principito fue en busca de la serpiente. El aviador le siguió. Sólo hubo un relampagueó amarillo junto a su tobillo. Se quedó inmóvil un instante. No gritó. Cayó dulcemente como cae un árbol. Ni siquiera hizo
ruido a causa de la arena.

XXVII. Para conservar la ilusión
Resumen. Hace seis años ya de aquella
historia del Principito. El aviador no la había contado hasta ahora. Está preocupado porque olvidó añadir al bozal una correa de cuero. Es posible que eso haya provocado que el cordero se coma la flor. Seguramente el Principito tendrá cuidado y cubrirá la flor con el globo de cristal, pero basta un descuido. Y nada en el universo es igual si en alguna parte, no sabemos dónde, un cordero que no conocemos, se ha comido o no, una rosa… Y ninguna persona mayor comprenderá jamás que eso tenga tanta importancia.